Nueva vuelta de tuerca para un nuevo tipo de actor que cada vez se deja ver más por el panorama esports: los bancos. Y de nuevo, en una región en la que parece que están calando especialmente bien, Brasil.

Y es que el banco brasileño Itaú ha anunciado que ha cerrado un contrato de patrocinio y asociación por un año con MIBR, propiedad de Immortals Gaming Club. Itaú mostrará su marca en las camisetas del equipo MIBR, cubriendo todas las alineaciones de la organización (Rainbow Six Siege y los equipos de Counter-Strike: Global Offensive masculino, femenino y academia). La marca del banco también será parte de un contenido especial que se producirá junto a la organización.

Los detalles financieros del acuerdo no han sido revelados. Itaú es el banco privado más grande de América Latina que ingresó en la escena de los deportes electrónicos en mayo de 2021 al invertir en la organización Hero Base. Desde entonces, el banco ha ampliado su participación en la escena y ha establecido una relación con IGC, patrocinando iniciativas desde su plataforma Gamers Club como el torneo GC Women’s Masters. Además de MIBR, Itaú también patrocina la organización brasileña LOUD.

El acuerdo fue negociado por DRUID, la agencia de marketing centrada en gaming y deportes electrónicos. A medida que los bancos brasileños se vuelven digitales y buscan conectarse con una generación que está comenzando su vida financiera, los deportes electrónicos se convierten en una atractiva inversión de marketing.

Como decíamos al principio, ya hay varios ejemplo. El Banco Santander recientemente ha empezado a explorar el ecosistema, o por ejemplo, next, y BS2 también han entrado en la escena patrocinando a FURIA, Fluxo y paiN Gaming.